Un reto muy especial: 24 horas sin quejas

Llevo todo el santo fin de semana despotricando contra el tiempo. Que si fíjate que mierda forma de empezar la primavera, que si es que no ha llovido bastante este año o qué, que si no hemos podido pisar la calle este domingo y A está que se sube por las paredes, que si a ver qué mierda de tiempo nos hace en Semana Santa… y así… en bucle… me enredo yo sola en quejas y más quejas que sólo me llevan a ponerme de peor humor. ¡Si cabe!

Así que lejos de contagiaros mi mala leche en esta cita dominguera, he decidido darle la vuelta a la tortilla y proponeros un reto que parece fácil, pero… intuyo que no lo es. Me ronda por la cabeza desde que lo vi publicado en el blog Mis Retales la semana pasada. Me dije… ¡tengo que hacerlo! Pero ya sabéis lo que pasa… que lo vas dejando, lo vas dejando… y no lo haces nunca. ¡Pero no, no, no! Yo empiezo hoy mismo, ¿y vosotr@s?

Infografía con datos sobre el reto sin quejas.Ay, es verdad, que con la emoción no os he contado en qué consiste. Las reglas son muy sencillitas: se trata de aguantar 24 horas sin quejarse ni hablar mal de nadie. En voz alta, por dentro se perdona. Fácil, ¿no? Pues… no creo, pero mejor lo comprobamos junt@s. Como véis en la imagen que os adjunto justo encima, consiste en:

1. Estar un día entero sin emitir una queja en voz alta.
2. Cada vez que lo hagas tendrás que mirar el reloj y empezar de cero. O sea, desde entonces contar otras 24 horas sin quejas.
3. Elegir a una persona a la que quieras mucho (o no) para retarle.

Como creo que es un reto positivísimo para cambiar nuestros hábitos y ser conscientes de cómo tenemos interiorizadas estas acciones, me tomado la libertad de retaros a tod@s los lectores de este blog y también a EPDLC. Aunque yo sé que a él esto le va a costar mucho menos que a mí porque, seamos sinceros, él es menos de quejarse así a los cuatro vientos y de criticar. También es que habla menos. Ése también sería otro buen reto… hablar menos… pero mejor otro día.

Bueno, qué, ¿os animáis? Venga, que seguro que nos ayuda a darnos cuenta de que nos quejamos por tonterías y está más que requetecomprobado que los pensamientos negativos conducen a emociones negativas y a comportamientos negativos. Mi reto empieza en tres, dos, uno… ¡YA!

Contadme si lo vais a poner en práctica y, sobre todo, ¡si lo conseguís! También os invito a retar a más gente en vuestro blog para que haya más gente que pueda participar en este reto, que ya quedan poquitos días para que termine marzo. ¡Y si enlazáis este post para contar cómo lo habéis conocido mejor que mejor!

Un abrazo

7 comentarios en “Un reto muy especial: 24 horas sin quejas

  1. Yo empecé la semana pasada e iba bien pero zasca, roce matrimonial. Eso es lo que me hace quejarme más y también lo que me cuesta más evitar decir, para qué nos vamos a engañar. Qué desastre. Empiezo de nuevo ahora, que después de este día que llevo necesito una catársis. Y se lo mando a El Santo sénior a ver si se anima y entre los dos pulimos la convivencia un poco más.
    Un beso

    • Si te digo que todavía no lo he terminado… primero di con una comercial en un banco que, comentando la jugada con mi madre, se me escapó un insultillo de ná, y después digamos que al volante es complicado mantener la fiera escondida. Pero ya llevo muchas horas, a ver si mañana lo acabo de una santa vez!! Parece que el tiempo mejora, lo cual ayuda. Bss

Deja un comentario