Un mes y medio

Es el tiempo que me queda para cumplir las cuarenta semanas de rigor. Puede que le conozcamos antes, o puede que después, pero la fecha de referencia está ahí y cada vez queda menos para alcanzarla. Estamos muy cerca, aunque intuyo que en estas últimas semanas el tiempo se ralentizará y todo irá un poquito más despacio que hasta ahora. ¡Es normal: estamos ansiosos! Tenemos tantas ganas de que nazca Adrián que los días se pasan entre preparativos, futuribles, algunas dudas y mucha ilusión.

El tiempo: un mes y medio para dar a luz.
Esta imagen tiene licencia CC en el Flickr del usuario Jennol.

El futuro papá no para. Es profe y, desde que cogió las vacaciones, trabaja más que nunca. Hasta ahora, en julio descansaba y agosto lo dedicaba a preparar los contenidos, materiales, libros… de cara al próximo curso. Este año, no. Quiere tenerlo todo listo lo antes posible para poder dedicarse a nosotros al 100%, así que se levanta temprano y se pone enfrente del ordenador durante varias horas. También saca tiempo para ordenar el trastero, colgar las bicis, montar armarios para guardar los productos de limpieza, ponerse en forma, irnos de compras, salir juntos a andar… ¡De todo! Y se le ve tan contento… que, aunque a veces me daba miedo que se agobiara antes de tiempo, ahora sé que estar tan activo le hace mucho bien.

Yo también estoy todo el día liada, pero hago cosas mucho más tranquilas. La última semana, que he estado de baja, me la he pasado entre médicos, papeleo, paseos largos, un jersecito de rayas y una colcha de cuna muy bonita, de la que os hablaré en otro post. También estoy metida de lleno en la cocina y, poco a poco, me voy poniendo al día con este blog y los otros (muchos) que sigo. Por cierto, que aquí mi chico grande también se ha metido de lleno en el mundo de la blogosfera y se está leyendo todos los post de Un papá en prácticas del tirón. (Así que… Adrián si has notado un incremento de visitas en las últimas dos semanas… que sepas que por aquí han contribuido a ello ;P).

Y así pasan nuestros días. Por el momento, no se nos hacen pesados y disfrutamos mucho juntos los tres, aunque uno esté todavía en “la cueva”. Pero no os vamos a engañar: hay dos que tienen muchas, muchas ganas de que Adrián se ponga fuerte y grande, y decida salir a ver la luz.

4 comentarios en “Un mes y medio

  1. la verdad es que las últimas semanas estás llena de y si pasa ahora? y deseando que llegue el momento para verle la carita. Pero no te agobies con el tema, yo por ejemplo salia de cuentas el 20 de febrero, pero dos médicos del privado me dijeron que por el tamaño que tenía seguramente sería el 15. Además yo estaba convencida de que iba a ser el 14 porque su papi y yo estamos de aniversario (muy premonitorio lo de conocernos en san Valentín jiji). Pero no, pasó el 14, el 15, el 20… y el leoncito no quiso empezar a salir hasta el 2 de marzo, y sí, digo empezar, porque no lo hizo hasta el día 3!! Así que disfruta cada momento de tu barriguita porque es algo increible, y que además olvidas muy rápido, o por lo menos yo.

  2. Un ole por ese papá que no para! Y por si aún le queda un ratín libre, le recomiendo que se de una vuelta por “Historias de papá lobo” 😉

Deja un comentario