¡Tres meses juntos!

shareHace tres meses que Miniñobonito aterrizó en nuestras vidas y, desde entonces, soy infinitamente más feliz. La gente dice que se me nota en la cara y, la verdad, no me extraña: desde que nació estoy en una nube. Que igual es por la falta de sueño, no os digo yo que no, que mi cerebro trabaja a menos velocidad para ahorrar energía y voy como más slow por la vida. O por la oxitocina que mi organismo libera cada vez que el mono come, que es bastante a menudo por cierto, y me hace estar más happy de lo normal. Pero vamos, que estoy encantada de la vida. ¡Y hasta le estoy cogiendo el punto a mis ojeras y mis pelos de loca!

Sea por lo que sea, este moñismo no es normal. Pero claro, esos ojos… tan oscuritos, tan penetrantes, que te miran tan fijamente… Y esa sonrisa, ay esa sonrisa, a veces mellada, a veces de “medio lao”… ¡pues dejan tonta a cualquiera! Y es que me gusta todo de MNB, pero lo que más, lo que más, lo que más… lo simpático y risueño que es. Desde muy, muy prontito, a los pocos días de nacer, empezó a mostrar la típica sonrisa de satisfacción después de comer y estando dormido. Y antes de cumplir el mes ya tengo varias fotos de sonrisas en condiciones, con mella incluida, que nos regalaba sobre todo por las mañanas, cuando le hacías alguna monería. Y, poco a poco, ha ido evolucionando y ahora se ríe con cuaquier cosa que le digo o hago. Desde los buenos días recién levantado hasta los “bocaos” en los pies y las pedorretas. ¡Todo vale!

Mención especial merece el momento baño, que le encanta. Ya puede estar cabreado, lloroso o cansado, que le metes en el agua y… plin… sonrisa al canto. Con una cara de pillo que no veas, además, saca la lengua (yo creo que para ver si cae algo de agua, que hombre no es la leche de mamá pero también se come) y se pone a patalear como si no hubiera un mañana. Lástima que el post-baño, la crema y las mangas del body y el pijama acaben con ese momento mágico y den paso al niño del exorcista. Pero ése es otro tema.

En fin, que en estos tres meses ha ido evolucionando a un ritmo vertiginoso. Vais a tener razón las que decís que esto se pasa volando… Así que me voy a ir preparando para jugar con él, que está a punto de despertarse y tenemos que celebrar su tercer cumplemés en condiciones.

¡Felicidades MNB!

6 comentarios en “¡Tres meses juntos!

Deja un comentario