Planes con niños para días de lluvia: ¡a la piscina climatizada!

Este invierno, al menos en Madrid, ha venido cargadito de agua, frío y mal tiempo. Así que muchos padres hemos tenido que agudizar el ingenio para encontrar planes con niños para días de lluvia. La opción de ir al centro comercial o a un parque de bolas siempre está ahí pero, entre tú y yo, es un coñazo poco rollo. Incluso los niños, al segundo día, ya no saben qué hacer. Además, por mucho que no quieras, suele derivar en gastos extra, ya sean compras que no necesitas o parada en el bar de turno para hacer tiempo. Por eso, cuando la pasada semana vimos que iba a estar lloviendo todo el tiempo e iba a hacer un frío polar dijimos: ¡tenemos que hacer algo! Y lo hicimos: nos pusimos el bañador, cogimos las toallas y nos fuimos a la piscina. Climatizada, claro.

El caso es que te puede sonar raro, lo sé, pero es una idea estupenda para pasar una tarde diferente en familia y, encima, hacer algo de deporte con un niño de tres años y un bebé de 15 meses. La clave es informarse de cuándo podemos usar el vaso de aprendizaje porque, claro, con estas edades no es cuestión de lanzarles a una piscina olímpica. Ni siquiera con manguitos. Lo mejor es que llames directamente al polideportivo para preguntar, pero te avanzo que normalmente está disponible cuando no se están impartiendo cursillos de natación, de matronatación o de aquagym. O sea, entre diario a partir de las 19.00 horas, los sábados por la tarde y los domingos mientras esté abierta. Nosotros fuimos un sábado por la tarde y por 12 euros entramos los cuatro. Estuvimos, entre unas cosas y otras, una hora y media, pero puedes estar todo el tiempo que quieras. Si hubiera sido por Adrián, habríamos cerrado la piscina. Pero Leo estaba cansado y llegamos a un consenso tras una ardua negociación. ¡Lo pasaron pipa! Y nosotros también.

Niño en un vestuario de una piscina climatizada

Adrián lleva un mes yendo a clases de natación, así que cuando vio que teníamos un par de churros a nuestra disposición se puso a hacer todas las monerías que sabía: nadar con él delante y con él detrás, montarse a caballito… Y Leo, que también lleva meses en matronatación, más de lo mismo: patadas, meter la cabeza… Como digo, lo pasamos muy bien y nos pareció un plan divertido, económico y diferente. Por aquí quieren instaurarlo como extraescolar los sábados, ¡no digo más!

¿Y tú? ¿Qué planes con niños para días de lluvia me recomiendas?

2 comentarios en “Planes con niños para días de lluvia: ¡a la piscina climatizada!

  1. Anda, El Santo también está yendo a natación. Lo ha pedido él, tras un curso intensivo que hizo en verano, y, por ahora, va encantado.
    Yo tiro mucho de juegos, pintar, cuadernos de actividades… para los días de lluvia o para el calor asfixiante que aquí tampoco los deja salir a la calle.

Deja un comentario