Parque Warner en tiempos de COVID (con niños)

Empiezo la nueva temporada del blog compartiendo con vosotras una información sobre la que muchas me habéis preguntado: nuestra visita en familia al Parque Warner en época de COVID. ¡Espero que os resulte útil!

Para evitar posibles malos entendidos, quiero dejar claro que la intención de este post no es animaros a ir a la Warner a pesar del coronavirus. Lo que pretendo es contaros con todo lujo de detalles cómo están funcionando las atracciones de niños, los restaurantes y el parque en esta época.

Yo busqué información de familias que hubieran estado en el Parque Warner en 2020 para hacerme una idea de la realidad y no la encontré, así que me ha parecido interesante contaros nuestra experiencia. ¡Sobre todo porque en Instagram me habéis preguntado bastantes al respecto!

Nuestra experiencia en el Parque Warner (era COVID)

No quiero extenderme demasiado en el protocolo que ha implantado el Parque Warner porque tenéis toda la información oficial en su página web, aunque os resumo los puntos más importantes:

  • Aforo reducido
  • Distancia de seguridad
  • Higiene y limpieza continua
  • Uso obligatorio de mascarillas

Vamos, lo normal en estos tiempos que nos ha tocado vivir. Pero, ¿qué significan estas medidas anti COVID en realidad? ¿Se aplican de verdad? ¿Qué pasa con las colas? ¿Y cómo es lo de la distancia de seguridad? ¿Sigue habiendo espectáculos?

Entrada al parque Warner (COVID)

Eran muchas las dudas y los miedos, pero decidimos intentarlo. No habíamos ido nunca a la Warner con los niños y Adrián nos lo había pedido para su cumpleaños, así que empezamos a informarnos y a preguntar cómo funcionaba todo.

Lo primero que hicimos fue buscar un día entre diario para ir, cuando suponíamos que habría menos gente. Esperamos prácticamente hasta el final para coger las entradas a través de la web y, de hecho, os recomiendo que esperéis hasta el mismo día para hacerlo.

En la aplicación de Parques Reunidos hay una especie de semáforo que alerta sobre el nivel de afluencia: el día elegido por la mañana lo consulté y estaba verde: afluencia baja. Os recomiendo descargar esta app no solo para comprobar esto, sino para gestionar otras cosas que os cuento más adelante.

Si queréis evitar las aglomeraciones, en vez de ir a las 12 cuando abre el parque podéis hacerlo un poco después. Hay personal del centro dirigiendo a los visitantes y varias colas: una para quien lleva las entradas (sean físicas o digitales) y otra para quien tiene que comprar. Nosotros las llevábamos en el móvil.

En todas ellas instan a mantener la distancia de seguridad y avanzan a buen ritmo. Como es habitual en este parque, revisan tus mochilas al entrar: solo dejan pasar agua, comida para bebés y comida para alérgicos (de esto os hablo al final).

Hay gel a la entrada y en todas las atracciones. Y es obligatorio usarlo, tanto los adultos como los niños.

Las atracciones y el COVID

Una vez dentro, fuimos directamente a Cartoon Village, la zona de niños del Parque Warner. Durante toda la mañana, apenas tuvimos que esperar 5-10 minutos para montar en las atracciones. De hecho, en varias pudimos dar un par de vueltas sin bajar porque no había nadie en la cola.

En la zona de espera, hay señales que las familias tenemos que respetar. Nosotros decíamos que eran casillas de la oca y solo podíamos movernos de una a otra cuando era nuestro turno. En alguna ocasión la gente se pegó de más y la persona responsable de la atracción tuvo que llamarles la atención con el megáfono.

Antes de entrar, limpian y desinfectan las barras y los asientos. Y te ‘obligan’ a desinfectarte las manos con gel.

En la mayoría de las atracciones para niños, monta cada vez una unidad familiar (o las personas que vayan juntas, vamos). Por ejemplo, en el correo aéreo hay dos ‘aviones’ de unas 12 plazas cada uno, pero nosotros 4 ocupamos uno y un padre con su hijo el otro. Vimos incluso atracciones con una persona sola.

En las montañas rusas, donde el aforo es mayor, en tiempos de COVID lo que hacen es dejar una o dos filas de distancia entre un grupo y otro. En las atracciones para adultos me imagino que será igual, pero la verdad es que no las probamos 🙂

Restaurantes de la Warner en tiempos de coronavirus

A la hora de comer, el parque cuenta con bastantes restaurantes entre los que elegir, aunque la mayoría están cortados por el mismo patrón: comida rápida y bastante cara para la calidad y la cantidad. Pero esto no es consecuencia del coronavirus.

Lo que sí tiene que ver con el virus es su funcionamiento: hay personal dirigiendo las colas y asignando mesas a las personas que entran en los establecimientos. Y hay posibilidad de comprar los menús con antelación a través de la aplicación.

Nosotros optamos por hacerlo así, telemáticamente, para ir directamente a la cola de recogida. En la app, donde también tienes un mapa e información sobre los espectáculos, te dejan pagar con tarjeta o con Paypal. Una maravilla, la verdad.

¿Cómo son los espectáculos de la Warner en la era COVID?

El aforo es mucho más reducido, así que cuesta entrar en ellos, no os voy a engañar. Nosotros lo intentamos después de comer y fue imposible, pero a las 18.30 entramos en uno de los teatros para ver Mago de Oz y nos encantó.

Nos perdimos el de Loca Academia de Policía porque no llegamos a tiempo y porque los niños preferían ir de nuevo a las atracciones en vez de esperar. No obstante, si os interesan os recomiendo ir con al menos 30 minutos de antelación (ellos recomiendan hacerlo con 45 minutos haya o no COVID).

Niños alérgicos en el Parque Warner

Adrián tiene alergia a la leche y al huevo, por lo que cualquier visita fuera de casa requiere de mayor planificación. El tipo de comida que hay en la Warner me generaba inquietud, puesto que veía difícil que pudieran garantizar la ausencia de trazas y de contaminación cruzada.

Llamé para preguntar y me dijeron que, si llevaba el informe de su alergia, podía pasar su comida sin problema. Y así lo hicimos, no nos pusieron ni una pega, ni un problema, ni nada. Lo que tendría que ser lo normal, pero que desgraciadamente no lo es.

Para que puedas entrar sin problemas, tienes que ir a Atención al cliente, enseñar el informe y la comida (no nos revisaron mucho, nos preguntaron qué llevábamos). Después, una persona del parque te acompaña hasta la puerta y le explica al guardia de seguridad la situación. ¡Y pasas con la tranquilidad de que la comida no va a ser un problema!

Mis recomendaciones para ir a la Warner (COVID)

Nuestra experiencia, como veis, ha sido bastante positiva. Por eso, a la gente que me ha preguntado, siempre le he dicho lo mismo: con precauciones y paciencia ir a la Warner, aunque sea en tiempos de COVID, creo que puede ser un buen plan.

Pero creo que hay que ser consciente de que garantizar nuestra seguridad implica una serie de acciones que puede ralentizar el proceso. No fue nuestro caso, que no tuvimos que esperar apenas, pero puede que el día que vosotras elijáis ir haya más afluencia.

Os dejo un listado de recomendaciones (muy personales) para preparar vuestra visita al parque Warner con niños y el coronavirus sin erradicar:

  • Comprar las entradas en el último momento, cuando hayáis confirmado en la aplicación que la afluencia es baja.
  • Aprovechar al máximo por la mañana, ya que por la tarde notamos que había algo más de gente (imagino que familias con Bonoparque que llegaron después de comer).
  • Comprar los menús telemáticamente para evitar colas innecesarias y pasar directamente a una mesa a comer.
  • Inventar algún juego para que los niños, emocionados con la excursión, respeten la distancia de seguridad que hay en el suelo.
  • Si queréis ver sí o sí algún espectáculo, ir con tiempo y llevar algún juguete, cuento, pasatiempo para la espera. ¡A los niños les va a costar estar en una cola cuando hay tantos atractivos a su alrededor!
  • Rebajar las expectativas: de normal, estos parques de atracciones suelen ser sinónimo de largas colas. En tiempos de COVID, aunque hay mucha menos gente, tienen que limpiar y desinfectar cada vez, además de limitar el aforo en todas las atracciones.
  • Tanto nosotros como dos parejas de amigos que han ido después de nuestra visita, ¡no tuvimos que esperar casi! Pero mejor ir preparado para que lo que pueda pasar.
  • Y la última, pero para mí muy importante: ¡no habléis todo el tiempo del COVID! En principio, es un plan para que los niños disfruten, desconecten y se olviden un poco de la realidad tan rara que les ha tocado vivir. Por eso creo que es fundamental que, con las precauciones necesarias, intentemos adentrarnos en la magia del parque y disfrutar.

Y hasta aquí nuestra experiencia en el parque Warner con niños en tiempos de COVID. ¿Os ha resultado útil? ¿Estáis pensando ir a este parque de atracciones? ¡Os leo!

Artículos relacionados:

1 comentario en “Parque Warner en tiempos de COVID (con niños)

Deja un comentario