Mi bebé se chupa el dedo

Ahora que nadie me ve... ¡ZAS! ¡Objetivo conseguido!
Ahora que nadie me ve… ¡ZAS! ¡Objetivo conseguido!

Pues sí, ya es oficial: MNB se chupa el dedo. Desde hace un par de semanas, ha descubierto las maravillosas propiedades de su pulgar derecho y no está por la labor de prescindir de ellas en su dieta. Por mucho que su madre haya intentado persuadirle, mi bebé tiene las cosas muy claras y su dedo gordo es, hoy por hoy, intocable. Eso sí, consciente de lo importante que es “comer” variado, ha dedicido no abandonar el chupete y alternar ambas formas de “succión no nutritiva” (como la denominan los expertos). Al menos por ahora.

A mí, no os voy a engañar, al principio no me hacía ninguna gracia. Se oyen tantas historias de paladares deformados, dedos finústicos y niños mayores dependientes del pulgar que me volví una anti-dedo total desde el minuto uno. De hecho, cada vez que se metía las manitas en la boca se las retiraba y le ofrecía la teta. Que no quería la teta, el chupete. Y que no quería el chupete, pues… vuelta a empezar. Así hasta que me di cuenta de que estaba haciendo el gilipollas canelo. O sea, hasta hace unos días.

El tiempo que yo empleaba en buscar información en la red sobre niños que se chupan el dedo, lo utilizaba él para perfeccionar sus movimientos. Yo estaba en frente al ordenador y él a mi lado en su hamaquita, muy tranquilito. Abría la boca, giraba su cabeza y subía el bracito. Un par de intentos y… voilà: el dedo estaba dentro. Las primeras veces pensé que sería casualidad pero nada de eso amig@s: con dos mesecillos y una coordinación prácticamente nula, MNB sabe lo que tiene que hacer. Y ahora ya no necesita varios intentos, ni hamaca, ni ná. Cuando se aburre, tiene sueño o le da la gana… al lío.

Y yo, la verdad, he decidido dejar de preocuparme (y lavarle las manos muchas más veces). No tiene nueve años, tiene dos meses y poco… y está claro que le gusta, le calma y le entretiene. Igual que el chupete. Además, entre nosotr@s, es súper gracioso ver las caras que pone cuando lo encuentra… ¡no quiero pensar cuando empiece a probar alimentos!

¿Y vuestr@s bebés? ¿Se chupan o chupaban el dedo? ¿Hicisteis algo para impedirlo?

5 comentarios en “Mi bebé se chupa el dedo

  1. Mi niño empezó a chuparse los dedos con 4 meses casi 5, y el rechazo al chupete fue directamente proporcional al control y coordinación de meterse los dedos en la boca. El utiliza los dedos índice y corazón, a la vez, y le sirven para calmarse, dormirse, incluso para comer (le encanta meterselos en la boca llenar de comida). Yo nunca se los retiro. Le dejo hacer… Si prefiere sus dedos al chupete será porque le parecen mejores! Igual que tú, le lado las manos constantemente. Un abrazo.

    • ¡Pues voy a seguir tu ejemplo y le voy a dejar hacer! Hay que dejarles explorar por sí mismos, ¿no? Habrá que ser más cuidadosos con las manos, sobre todo cuando empiece a manosear todo, pero ¡preparados estamos! Un abrazo guapa y gracias por pasarte 🙂

  2. Jajajajaja tiene maña! Vikingo no se chupaba un dedo, si no ¡dos! ya lo vi un día en las ecografías con los dos pulgares en la boca y al cumplir los 2-3 meses se conoce que se acordó del tema. Al poco tiempo comenzaron a salirle los dientes y debió ser casualidad pero dejó de chuparse los dedos y comenzó a reclamar el chupete que nunca lo había querido. Yo no se los retiraba, pienso que son muy pequeños y que se están autodescubriendo. Otra cosa es si tuviese 3 años, pero hasta entonces anda que no tienes tiempo. Besotes!

  3. Hay que dejarlos, están conociendo su cuerpo. Mi bebé igual, a los 2-3 meses encontró su dedo pulgar y fue lo mejor de lo mejor, jejeje. Nunca ha usado chupete y su dedito lo calmaba en la madrugada… así seguía durmiendo. Luego se le pasó. Más tarde encontró el índice y el vecino, así que iba de a dos dedos a la vez. Ahora adivina que encontró?? Más deditos… pero en los pies. Sólo se están explorando, y claro mucho cuidado con la limpieza… mis amigas las toallitas húmedas han sido un gran apoyo. 😉

    • Jaja, MNB también ha empezado a chuparse el índice y el corazón. ¡La verdad es que es una pasada ver cómo descubren su cuerpo! Yo también me he hecho amiga de las toallitas, siempre conmigo!!! Gracias por pasarte y comentar. Un abrazo 🙂

Deja un comentario