¡Cumplimos 30 semanas!

30 semanas de embarazo.
Imagen con licencia CC en el Flickr del usuario james_clear.

La semana pasada cumplimos treinta semanas de embarazo. ¡Treinta! Eso significa que sólo quedan diez y que, por tanto, ahora sí que sí: empieza la cuenta atrás.

A estas alturas de la película, la tripa pesa más, los calores son más intensos, las noches se hacen más largas y los temores al parto aparecen con mucha más frecuencia de la debida. Pero también hay mucho lastre que se ha quedado en el camino y muchos agobios vencidos por la ilusión. La ilusión de sentir que cada día estamos más unidos; de saber que me siente cuando le acaricio y me escucha cuando le hablo. De ser plenamente consciente de que esta vivencia es algo muy, muy especial; y de que muy pronto dará lugar a otra todavía más salvaje e intensa.

El camino recorrido es muy largo y, al menos en mi caso, ha estado lleno de vaivenes emocionales: alegrías exageradas, bajones inexplicables y, sobre todo, muchos miedos y muchas incertidumbres. Por suerte, parece que la treintena (semanal) me ha traído algo de serenidad y calma. Y, aunque ahora mismo cada esfuerzo físico sea todo un reto y no tenga esa energía incontrolable que me ha invadido, por ejemplo, después de cada ecografía, tengo claro que nunca he disfrutado más de este embarazo.

Si mis temores no vuelven a la carga, estas semanas que nos quedan seguiremos así: él creciendo cada día y nosotros preparándolo todo para cuando, por fin, seamos tres.

Y vosotr@s, ¿os acordáis de cómo vivisteis la treintena semanal?

Deja un comentario