Cuando el colecho no ayuda a dormir mejor

images_cms-image-000015424Llevo muchos días sin publicar nada en el blog y, aunque realmente ha habido muchos factores que han influido en este parón, el punto de partida lo tengo muy claro: la necesidad de descansar física y mentalmente. Resulta que pasan los meses y MNB no es que siga durmiendo igual de mal, es que duerme peor. Bueno, para ser más precisos, su padre y yo somos los que dormimos peor porque creo que él, a pesar de los despertares continuos, descansa correctamente. Menos mal.

Nosotros hemos colechado, no colechado y colechado a medias. Así en resumidas cuentas empezamos con el niño en su minicuna, levantándome para darle el pecho cuando lo pedía, durmiéndole de nuevo y volviéndole a echar en su minicuna. Las tomas eran tan eternas que pasamos (pasé) a darle el pecho en la cama. No he sido nunca de las que se dormían fácilmente mientras comía, pero a veces sí que me echaba una cabezadita y, sobre todo, al estar tumbada y a oscuras EPDLC y yo notamos una mejoría importante en el descanso.

No sé en qué momento la cosa se empezó a torcer. MNB se empezó a despertar más a menudo, más a menudo y más a menudo. Hasta hoy, que la evolución progresiva de despertares sigue en aumento y no parece que haya tocado techo. He apagado el reloj de la mesilla para evitar cabreos innecesarios a altas horas de la madrugada, así que desconozco cada cuantos minutos de media se despierta, pero no miento si digo que últimamente no hay noche que no llore más de diez veces. En ocasiones, bastantes más. Vamos, que la calidad del descanso en esta casa es bajita, como la madre. Aunque colechemos, ahora a medias porque con el calor MNB suda como un pollo y de vez en cuando (cuando le veo fritísimo y que no se va a despertar) lo paso de nuevo a su cuna. Hasta la próxima vez.

‘Por suerte’ no trabajo y, aunque antes madrugaba para hacer cosas, hace ya tiempo que decidí apagar también el despertador y descansar hasta que me deja. El ‘por suerte’ lo pongo entre comillas porque es lo que me dice todo el mundo últimamente y, aunque entiendo que es una ventaja grandísima no tener horarios estrictos, os confieso que mi hijo me exige infinitamente más que cualquier jefe que he tenido nunca. A la vista está el peso que he perdido en los últimos meses.

En fin, que os cuento todo esto porque necesito desahogarme, confesar que estoy muy cansada y que cada vez dormimos peor. Encima, los pocos niños que hay a nuestro alrededor empiezan a aguantar sus primeras noches del tirón. Y, aunque intento no comparar porque cada bebé es único, a veces me frustro.

Pero también escribo este post para contar mi experiencia con el colecho. Como pasa con casi todo en esto de la maternidad, el colecho es para unos antihigiénico (y casi pornográfico) y para otros la solución a todos los problemas del sueño. Para mí (como casi siempre también), ni una cosa ni la otra. Teniendo en cuenta que lo practico y lo veo algo natural, a los primeros sólo tengo que decirles que no comparto su punto de vista. A los segundos (y especialmente a Carlos González, del que he leído varios libros) aprovecho para comentarles que con sus afirmaciones a veces me hacen sentir la madre más gilipollas idiota del mundo. Porque como es lo normal, se ha hecho toda la vida y hasta los cervatillos saben hacerlo… debería ser fácil. Y no, no siempre lo es. No siempre funciona. Aquí hay a una a la que no le funciona. Aquí hay una que hasta en la cama se despierta 12 veces cada noche.

Con tal panorama a la vista, una ya no sabe qué pensar. Soy consciente de que pasar, pasará. El problema es no saber cuándo… si dentro de dos meses o de dos años. Tampoco aspiro a dormir del tirón, no soy tan osada, pero si se despertara sólo un par de veces o tres… cambiaría tanto la película… He estado indagando por la red por si hubiera alguna cosa que pudiera hacer sin dejar llorar a MNB y me he topado con este artículo de Mi pediatra online (al que sigo bastante porque me parece que tiene mucho sentido común), en el que cuenta que algunos casos mejoran al cambiar al bebé de habitación. Al parecer, a veces los bebés en los cambios de fases del sueño pueden moverse mucho y emitir algún ruido. Las madres nos despertamos pero en realidad ellos siguen dormidos. Como comprenderéis, la idea de darme quince paseitos cada noche no es demasiado alentadora, así que antes de desmontar cuna y demás me gustaría saber si alguien ha probado y ha notado mejoría.

Por favor, madres que hayáis dejado las ojeras, iluminadme y contadme vuestros secretos en los comentarios. Y si, como me imagino, se trata de esperar… ¿algún consejito para llevarlo mejor?

Un abrazo

21 comentarios en “Cuando el colecho no ayuda a dormir mejor

  1. Mmmmm, siento que quizá no te sea de mucha ayuda. Además, comparada contigo, creo que soy la madre más desnaturalizada del mundo… pero me lanzo a contarte mi experiencia. Mis hijos nunca han dormido en nuestra habitación. Dicho esto, diré que el mayor ha dormido divinamente desde que era casi un recién nacido… Yo nunca he sabido dar el pecho en la cama, me resultaba muy incómodo, por lo que al tener que levantarme sí o sí, optamos por dejarle en su propia habitación. Y os juro que le oía hasta respirar desde la mía. Con el pequeño la cosa fue un poco diferente, porque tenía un patrón de sueño distinto y se despertaba más… pero aunque hasta casi los dos años se despertaba entre dos y tres veces y sólo se dormía tras tomar un biberón, ahora duerme divinamente.
    Nunca hemos practicado el colecho y las pocas veces que lo hemos hecho -si estaban malitos o en las siestas- diré que para nosotros era muy incómodo también. Los niños se hacían con su hueco y casi no cabíamos en la cama, con lo que al final nos despertábamos los tres y allí no dormía nadie… Mi experiencia es que cuando he dormido con mis niños, quizá han tardado menos en coger el sueño, pero luego se han despertado infinitamente más veces y no hemos descansado ninguno. A si que cambiamos rapidez por calidad. Y esta es nuestra experiencia. Quizá no sirva de ayuda, pero es cómo lo hemos hecho y no nos fue mal… Aunque vuelvo a decir, mis dos hijos siempre me “han dado los días”, pero casi nunca las noches.

    • ¡Muchas gracias Mariu! Jaja, ¿desnaturalizada tú? Para desnaturalizada yo a las cinco de la mañana después de diez despertares, créeme… Se te pasan por la cabeza unas cosas que pa que contarte… Ya te digo que a mí el colecho no me sirve para dormir mejor como algunos me habían prometido, lo que sí es verdad es que me evita paseos a otra habitación, que cuando pienso en levantarme y acostarme tantas veces se me cae el mundo encima. Pero es probable que pruebe a cambiarle a ver si la cosa mejora, sobre todo de cara al verano cuando Rafa tiene vacaciones y podremos turnarnos los dos. Para mí lo de darle el pecho en la cama ha sido un poco salvación porque si no… imagínate. Empecé en el hospital por recomendación de una enfermera y cuando vi que en cada toma nocturna estábamos una horita de reloj… dije… vamos a probar en casa también… y hasta ahora. Me iamgino que si le cambio de habitación le daré en una silla monísima que me compré en Ikea y que la pobre está de adorno. ¡¡Ya te iré contando!! Y gracias por comentar!!!

  2. Nosotros si colechamos y en mi caso que empezamos no haciéndolo, me dio la vida. Si es verdad que hemos tenido rachas para pegarme porrazos contra la pared, pero y aunque me odies por lo que te voy a decir, todo pasa, en nuestro caso UNMF dio un cambio grande a los 2 años y medio, de despertarse 4 o 5 veces la noche que mejor echábamos a dormir del tirón, ahora ha empezado a despertarse una sola vez, pero supongo que será por el cambio que le ha supuesto el que le haya quitado el pañal.

    Ahhhhhhhhh y de cambiarlo a su cuarto,de eso nada, con las de noches de infierno que me he chupado y ahora que duerme bien lo voy a cambiar!!??JA ahora que me aguante él a mí.

    • Carol, no te voy a matar porque me digas que todo pasa, te voy a matar porque me digas que hasta los dos años y medio en tu caso no hubo manera arrrghhh eso es muuuucho tiempo, jeje. Eso digo yo, que cuando tenga sus añitos voy a ir a dar por saco todas las noches jajaja Ayyy pobres!! Un besoo

  3. Te digo lo mismo que UMMF, nosotros colechamos los 4, el mayor comenzó a dormir mejor a partir de los dos años y medio, y la peque parece que ahora está en ello, tiene 23 meses, se despierta unas dos o tres veces por la noche.
    Pasarlos a la habitación ni me lo planteo, solo de pensar en dar varios paseitos por la noche, me da escalofríos.

    • Eso me pasa a mí, que pienso lo de los paseitos y me entra un canguelo… es como… más vale lo malo conocido.. que lo bueno por conocer, jeje. 23 meses son muchos meses, pero bueno… ayuda comprobar que los despertares se van reduciendo con el tiempo. Un beso!!! Y gracias!!

  4. Lo siento muchísimo. Pasé por ahí y fue terrible, no se lo recomiendo a nadie. Cansancio, mal humor, incluso pocas ganas de que llegue la noche porque ¿quién va a descansar? No sé si te ayudará pero al menos Emma lo pasó fatal con la salida de los dientes y eso se notaba muchísimo en los despertares. Por otra parte, le pusimos una cama empotrada a nuestro lado (en esa habitación donde vivíamos entonces podíamos hacerlo, era grande) y eso facilitaba tanto nuestro sueño como el suyo. Le daba el pecho tumbada en nuestra cama y luego ella sola iba rodando a la suya 🙂
    No sé qué más decirte… Hay picos altos… Pasará… Mucho ánimo y paciencia, y un abrazo enorme.

    • La verdad es que es terrible, sí… Pero bueno también reconozco que lo estoy llevando bastante mejor de lo que hubiera pensado nunca, con lo que yo era para dormir mis ocho horitas… Lo de la cama empotrada no te digo yo que no, aunque tenga que renunciar a mi mesilla querida!! Muchas gracias por los ánimos, de verdad!! Y tengo pendiente lo que hablamos, ¿eh? Que no se me ha olvidado!! Un abrazo

  5. Guapi, yo con martina probé absolutamente de todo…nada funcionó…aunque las rutinas ayudaron la verdad…el colecho sólo ayudó a no tener que darme mil paseos nocturnos y un día porque si (bueno pq su cerebro había madurado lo suficiente) a los 12 meses durmió del tirón. Pasó de no dormir más de 30 minutos seguidos a dormir 12horas…hasta fui a ver que seguía viva! Y hasta hoy (3 años) aunque con sus ciclos de terrores etc, pero en general ahora ya duerme.
    Con Alexandra (9meses) estamos ahora igual que tu….así que ya me contarás si mejoras…solo darte fuerza y ánimos!

    • Hola María José, si fuera a los 12 meses yo firmaba!! Los casos que había conocido hasta ahora hablaban de dos años, dos años y medio… y claro… lo veo como taaaan lejano que se me cae el mundo encima. Al final es lo que dices… habrá que esperar a que cambien el chip. La verdad es que MNB lloraba muchísimo en el coche y ahora, canciones del cantajuegos mediante, va tan pancho. ¡¡Todo llegará!! O eso espero. Un abrazo y ánimo con Alexndra!!!

    • ¡¡¡Me lo apunto!!! Aunque me había prometido a mí misma leer dos libros ‘normales’ antes de volver a los de crianza… si es por dormir mejor sin lágrimas desprometo lo que haga falta!!! Muchas gracias y un abrazo!!

  6. Pufff…nosotros tb esperando que llegue el día que duermaaaaaaa!!nosotros hicimos colecho, pero hacia el año más o menos empecé a dormirlo en su habitación, y al menos el tiempo q aguante ahí descansamos nosotros….xq si está en la cama es moverse, me nota al lado y querer engancharse… O despertarse con el mínimo ruido o movimiento!así q un par de horitas o lo q aguante en su primera dormida estamos anchos, y yo me puedo poner en la postura que quiera y descansar mejor!cuando me reclama según lo cansada q esté le doy teta en su habitación o me lo trae mi marido a la cama y ya con nosotros el resto de la noche! A nosotros nos fue muy bien sacarlo a su habitacion!empezó a aguantar algo más! Y las noches q me despierto y son las 3 o las 4 y estamos solos y marido y yo ni me lo creoooo!

    • Jaja, cómo me suena eso de… hola??? las 3 de la mañana y solos??? Hace mucho tiempo que en mi casa no pasa, he de decir… pero cuando alguna vez ha pasado me he sentido la más dichosa del mundo!! A mí pasarlo a su habitación me da como pánico porque el panorama de 15 paseitos de noche… se me cae el mundo encima. Por suerte el padre coge vacaciones pronto y vamos a aprovechar el verano para empezar a turnarnos, así que a lo mejor es el momento de intentar un cambio de habitación, que 7 paseitos no es lo mismo que 15… ¡Un abrazo!

  7. Te diré que con mi pipiolillo recién nacido, yo dormía más o menos bien porque le ponía en el pecho en la cama y me quedaba dormida. Cuando me despertaba le pasaba a su minicuna de colecho, y los dos tan contentos… Después le pasamos a cuna, también de colecho; el caso es que a partir de los 6 meses más o menos empezó a dormir francamente mal; mientras que de recién nacido aguantaba hasta casi 5 horas sin comer, a los 6 meses se podía despertar cada hora y media… La verdad, yo sí trabajo, y créeme si te digo que es muy duro madrugar para ir a trabajar y que por la noche tu hijo duerma así; vamos, que no dudo que en tu caso tu hijo sea muy exigente, pero la situación se agrava cuando tienes exigencias en casa y exigencias en el trabajo 😉

    Total, que yo pensé que eso no podía ser (eso de despertarse cada hora y media a la teta), pensaba que era más costumbre que hambre. Así que decidí alargarle las tomas. Sí, ya sé que la teta es a demanda… Pero a mí me funcionó. Las primeras noches no le daba nunca antes de las tres horas, y poco a poco lo fui alargando hasta tomar una única toma nocturna a mitad de la noche. Para dormirle le daba agua, y le mecía (en su cunita, nada de brazos).

    Cuando cumplió 9 meses un par de noches no se despertó a comer; así que también quité esa toma de mitad de la noche. Ahora (tiene casi meses) de vez en cuando duerme del tirón y el resto de noches suelen ser “buenas”: se despierta como mucho un par de veces pero meciéndole un poquito con el ssshhhh shhhh y agua si hace calor, se suele quedar dormido sin problema.

    Sé que cada niño es un mundo pero a mí me funcionó… Ojalá que pronto tu bebé también te deje descansar 😉

    • María, muchas gracias por comentar!! Tienes razón en lo del trabajo, ya te digo que me siento una privilegiada por no tener horarios estrictos, pero también es verdad que hay gente que al no estar trabajando me han dicho/insinuado que tendría que estar suuuper descansada y ya te digo yo que no es así para nada. En cuanto a lo de dormir, qué bien que encontrarás la forma para descansar mejor! A ver si nosotros también encontramos la tecla y las noches pasan a ser menos traumáticas jeje. Un abrazo!!

  8. Hola!mi nena durmió muy bien hasta los 8 meses.luego empezó el infierno.a veces podia despertarse unas 15 o 20 veces.Realmente no se dormía profundamene.Fuimos al osteópata y nos ayudó mucho.pero todo acabó a los 16 meses cuando ya le habían salido todos los dientes.Esos 8 meses fueron horribles.La niña lloraba de noche y de día,yo con varias bajas laborales,ansiedad de caballo,cansadísima,pérdida de memoria,imposible concentrarme en nada,dolores de cabeza…un cuadro.No disfruté nada esos meses.Encima ni la familia te entiende,piensa que exageras…por suerte mi pareja y yo nos apoyamos mucho.También ayudó quitarle el pecho por la noche y no cogerla en brazos para dormirla.esto por recomendación de un psicólogo infantil…Me parece tan lejano…Ahora dormir 3hrs seguidas me parece un lujo.Lo valoro tanto…Conozco casos que han acabado con melatonina.Yo tuve suerte.Espero que tú vayas mejor por que es muy duro.Son etapas pero cuando oyes que otros bebés duermen 10hrs es desesperante.También te digo que la gente miente mucho jeje

  9. Hola, no se si es demasiado tarde , ya han pasado años desde este post, hoy lo leo porque estoy en esta misma situación , mi bebe de 8 meses se despierta muchisimo y no se si hacer colecho o no … la verdad es que creo que durmiendo en la cama conmigo dormimos peor.
    Como solucionaste lo tuyo ??? quiero saber el final !

    • Hola Tamara, yo personalmente te recomiendo que pruebes todo tipo de alternativas porque lo importante es dormir. Como sea. En mi caso el colecho no solucionó todos los problemas, pero me evitó muchos paseos. Además de que, personalmente, llevo bien dormir con ellos. Me gusta. En cuanto al fin de la historia… digamos que no ha terminado. Tiene tres años y medio, duerme en su cama, pero se sigue despertando. No tanto como antes, claro, pero una o dos veces todas las noches caen. Y el pequeño se despierta muchísimo, lo tenemos en nuestra habitación. En este caso en la cuna porque no le gusta mucho estar en nuestra cama. Pronto voy a publicar un post sobre este tema, te recomiendo suscribirte al blog para que te llegue directamente al correo. Muchas gracias por leerme y comentar. Sara

Deja un comentario