¡Con los primos!

20150208_123807

¡Ya es lunes otra vez! ¡Madre mía, qué rápido se me pasan los días! Este fin de semana, por ejemplo, se me ha pasado volando, aunque no me extraña porque hemos hecho un montón de cosas a pesar del frío polar que nos acompaña por Madrid. Hasta el último momento he estado dudando sobre qué foto elegir para esta sección, pero al final me he decidido por la más familiar: ¡la de los primos! En la foto sólo veis a mi sobrina S porque a mi sobrino I no le gustan nada las fotos, ¡ni de espaldas! Pero también estaba, ¿eh?

Habíamos quedado el domingo para tomar un aperitivo, pero una cosa llevó a la otra… ¡y terminó en comida! La verdad es que nos encanta juntarnos con ellos (y con sus padres, claro), así que pasamos un rato muy divertido, con el pequeñín soltando risas y llantos a partes iguales. Muy equitativo que es él…

Por la tarde del domingo, aproveché a ponerme al día con un curso que empecé la semana pasada y que tiene muuchas entregas. ¡Pero yo puedo, claro que sí! También jugamos un ratito con MNB y di unas pinceladitas al nuevo diseño del blog, que espero que esté listo pronto, aunque ya imagináis que no puedo daros una fecha exacta. Aunque no tardará mucho, o eso espero.

El sábado fue muy productivo también. Quedamos a comer con unos amigos que están esperando un bebé, bueno una bebé, y nos pusimos hasta arriba de marisco. Fue muuuy especial porque a mí me encanta todo el marisco, pero en el embarazo, no sé muy bien por qué, le cogí un asco a las gambas… ¡Y me daba una rabia…! Teníamos esa cuenta pendiente y creo que me resarcí bien porque… ¡qué rico todo! Ñam, ñam. Para bajar la comida, fui a casa de mi madre a ayudarla con unas cajas que tiene que transportar. ¡Sesión de gimnasio gratis!

Como veis, un fin de semana de lo más completito. ¿El vuestro qué tal ha ido? ¡Feliz semana!

¡Un abrazo!

11 comentarios en “¡Con los primos!

  1. Pues yo con el marisco… ni ahora en el embarazo ni antes, no me gustan, me dan mucha rabia. Como todo lo del mar… soy carnívora y lo paso mal porque no me puedo comer la carne como a mí me gusta, pero el marisco… ¡¡Lo regalo!! Jajajaja.

Deja un comentario