Las 10 alergias alimentarias de Jorge

Patricia (a la que podéis seguir en Instagram como Mi mamá nos mima) tiene dos hijos: Jorge, de 4 años, y Julen, de 1. Aunque en algunas cosas se parecen, en otras son radicalmente distintos: Jorge es multialérgico con 10 alergias alimentarias y Julen no tiene ninguna. Hemos querido hablar con ella para que nos explique cuáles fueron los primeros síntomas de alergia a la leche, cómo descubrió la alergia al huevo, cómo reaccionó la familia…

Su testimonio nos ayudará a visibilizar el tema de las alergias alimentarias en niños multialérgicos, así que, por favor, compártenos en redes.

Las alergias alimentarias de Jorge, en palabras de su madre

Foto de Jorge, un niño multialérgico con 10 alergias alimentarias.

#1 ¿Cuándo y por qué detectaron la primera alergia alimentaria a Jorge?

El primer contacto que tuvo con la proteína de la leche fue cuando cumplió justo un mes. A su padre y a mí nos tuvieron que llevar al hospital tras una intoxicación alimentaria y él quedó al cuidado de mis padres. Hasta ese momento siempre había tomado pecho a demanda, pero al no estar yo presente mis padres le ofrecieron biberón.

Se lo tomó entero y muy rápido, sin ningún tipo de reacción pero, al poco tiempo, vomitó. Finalmente pudieron traerlo al hospital conmigo y volver a la leche materna, pero ese día tuvo su primer contacto con la leche. Su cuerpo fue sabio: reaccionó expulsándolo…

La siguiente vez ya tenía cinco meses. Le ofrecimos un biberón de cara a mi incorporación al trabajo, pero en esa ocasión bastaron dos gotas para tener que salir corriendo al hospital por la magnitud de su reacción.

No necesitamos una confirmación por parte de ningún facultativo para ser conscientes ese mismo día que nuestro hijo era alérgico a la proteína de la leche de vaca.

#2 Y entonces tú… ¿qué sentiste?

Al principio y al ser novata en este mundo, lo asumí y acepté bastante bien. Bueno, no tomaría leche de vaca y ya está: tendremos cuidado y seremos positivos pensando que algún día logrará superarla. Además, todo el mundo me decía que normalmente al año suelen desaparecer… Así que yo pensaba… ¡nada, ya le quedan unos meses!

El problema vino cuando tuvimos los resultados de las analíticas en nuestras manos y los doctores nos explicaron que tampoco podía tomar huevo y que la alergia a leche le salía muy alta. Tanto que cualquier tipo de contacto en su piel, ya fuera con un simple beso después de tomar un bollo o un yogurt, provocaban también una fuerte reacción cutánea en su cuerpo.

#3 Imagino que te pusiste a buscar información como loca, ¿dónde acudiste?

Sí, internet al principio fue la primera herramienta que utilicé para encontrar información general sobre las alergias alimentarias, pero después comencé a interesarme más y más en buscar por qué se producían las alergias en los niños, qué las desencadenaba, cómo era posible que hace años no existieran y que ahora haya tantas…

Cada vez me gustaba más este tema, realmente era un amor odio. Quería ayudar a mi hijo en todo lo que pudiera y, a través de cursos y muchísimas horas entre libros, llegué a la conclusión de que lo único que nos iba a poder ayudar a superar esto está en la alimentación.

Creo que la desnaturalización de los alimentos, el abuso de productos químicos en todos los ámbitos de nuestra vida y el ritmo de vida tan frenético al que nos vemos sometidos entre otros muchos factores nos afectan y se ve reflejado en nuestra salud.

Es muy común hoy en día curar desde fuera, paliar cualquier enfermedad una vez que esta se manifiesta, pero ¿y si antes se trabajara desde dentro del cuerpo a través de la alimentación para que nunca llegue a suceder? En eso estamos nosotros: intentando reestablecer el buen funcionamiento del sistema digestivo de Jorge.

No sé si lo conseguiremos pero lucharemos por ello sin duda.

#4 Después vinieron muchas alergias más… ¿cómo las fueron detectando?

Unas fueron directamente por reacciones evidentes típicas de alergias, pero otras muchas observando cómo su cuerpo reaccionaba… No fue sencillo llegar a ese punto en el que haces caso a tu instinto antes que a otra cosa.

Al final nos acostumbran a ponerle a todo una etiqueta y catalogar como alergias alimentarias a aquellas que no dejan respirar a los niños porque se ha producido una reacción anafiláctica, o  que producen hinchazón o cualquier síntoma cutáneo.

Pero, después de 10 alergias, te puedo decir que todo es mucho  más complicado: en muchos casos el niño alérgico es capaz de ingerir ese alimento sin que ninguna de las reacciones anteriores se produzca.

#5 Ahora ya tiene 4 años, ¿cómo convive Jorge con las alergias?

La verdad es que los niños alérgicos son muy responsables por norma general, y Jorge es extremadamente cuidadoso con este tema. Sabe perfectamente qué puede y qué no puede comer. Y siempre pregunta antes de tomar algo, pero nuestra preocupación siempre está presente porque no deja de ser un niño y un pequeño despiste puede ser fatal.

#6 En el colegio, ¿crees que están suficientemente concienciados con este tema? ¿Y la sociedad en general?

Tengo la gran suerte de que su profesora es un cielo y no puede estar más atenta… Con los cambios de estación, llegan a hinchársele tanto los ojitos que parece una alergia alimentaria. La profesora al mínimo signo raro no ha dudado nunca  en llamarme e informarme.

Aun así, efectivamente, existe mucha desinformación y también es verdad que hasta que no lo vives de cerca no es un tema del que te preocupes mucho en tu día a día.

#7 ¿Te gustaría que cambiara alguna cosa?

¡Claro! Tendría que haber mucha más investigación, sin duda. Pero no solo para eliminar las alergias alimentarias cuando ya se han producido (¡que también sería genial!), sino para que no se lleguen a dar. Sueño con el día en el que las alergias formen parte del pasado.

También me gustaría que la leche hidrolizada fuera subvencionada por tiempo ilimitado hasta que el niño pueda alimentarse de otras cosas, no hasta los dos años como ocurre actualmente. ¿Con dos años y un mes si los padres no pueden permitirse este tipo de leche… ¿qué come el niño? Es muy injusto.

#8 ¿Han afectado de alguna manera las alergias alimentarias de tu hijo en tu manera de comer y de cocinar? ¿En qué sentido?

Sus alergias han revolucionado para bien toda nuestra alimentación. Y digo nuestra porque, actualmente, nosotros tampoco consumimos ciertos productos que antes eran imprescindibles en nuestra nevera.

Ahora nos alimentamos de una forma más sana y consciente. Evitamos productos etiquetados con ingredientes, así sabemos que un brócoli es un brócoli y no necesitamos que nos lo indique ninguna etiqueta y por ende no tendrá trazas nunca de nada. ¡Como mucho restos de arena!

#9 ¿Cuáles son sus platos favoritos?

El arroz le encanta, las calabaza cruda, el pepino, las uvas, la manzana, el zumo de naranja y la merluza. ¡Muy sano mi chico!

#10 Por último, ¿qué consejo le darías a unos padres que se enfrentan por primera vez a una alergia alimentaria?

Paciencia, mucha información y sobre todo mucha concienciación a familiares y amigos para evitar cualquier situación de peligro. Es duro enfrentarse a esto día tras día, pero de todo se puede salir y la energía positiva es clave para llevarlo con otro ánimo.

Nuestro lema es: juntos lo conseguiremos.

Claro que sí Patricia. Nosotros también estamos convencido de que nuestros hijos, los tuyos, los míos y los de los lectores, lo superarán algún día. Y, si no, estaremos a su lado para que todo sea más fácil y, sobre todo, más normal. ¡Muchas gracias por tu entrevista! Nos ha encantado tenerte en Dos Rayitas.

Puedes seguir a Patricia en Instragram.

Otros artículos sobre alergias alimentarias:

Deja un comentario